Análisis: Warhammer 40000: Dawn of War 2

Es algo un poco surrealista. El ser humano ha llegado al espacio y se hace notar por donde va, los orcos tienen acentillo andalú y son robot, el resto de criaturas del espacio no se explica de donde demonios hemos salido, ataques frontales llenos de sangre por todas partes, frases subidas de tono y comandantes sin escrúpulos.

Warhammer 40000: Dawn of War 2 (1)

Esto es Warhammer 40000, un mundo sobre un tablero que Games Workshop desarrolló a partir del Warhammer. Muchos jugadores se quedaban horrorizados por la complejidad que el juego podría llegar a alcanzar, pero en esta ocasión han sabido adaptar un juego de mesa a un juego de estrategia en tiempo real con todos los elementos muy detallados y con una jugabilidad muy bien trabajada.

Warhammer 40000: Dawn of War 2 (4)

En Warhammer 40000: Dawn of War 2 manejaremos unas cuántas unidades que lucharán contra grandes divisiones de enemigos. Héroes contra Jefes Finales donde deberemos utililizar todas las habilidades que tengamos disponibles. Hay que destacar pequeñas cosas que diferencian a un gran juego, coberturas de ataques, de defensas, armamento y por supuesto, una IA que gestiona todo lo que ocurre en pantalla, tanto es así, que los enemigos serán capaces de retroceder según su estado anímico.

Warhammer 40000: Dawn of War 2 (2)

En el modo online podremos sacar al asesino que llevamos dentro. Elegiremos entre cuatro razas: humanos, orcos, eldar y tiránidos, cada una con sus caracterísiticas. Para ganar será imprescindible tomar puntos de control, zonas estratégicas y todo esto sin hacer mucho caso a la gestión de edificios.

Warhammer 40000: Dawn of War 2 (3)

En cuanto al apartado visual es realmente sorprendente, campañas largas que se nos hará corta y un increíble multijugador de escándalo. Es toda una oportunidad para adentrarnos en el mundo de Warhammer o para disfrutar para aquéllos que ya lo conozcan.

Si quieres saber más de Warhammer 40000: Dawn of War 2, pincha aquí y los requisitos.

Ir arriba